miércoles, 6 de abril de 2011

El hombre que demandó a Dios.

Entre las noticias con las que nos hemos despertado hoy, nos hemos encontrado con la intención del reverendo Terry Jones, famoso por haber quemado 30 ejemplares del Corán, de enjuiciar a Mahoma, que ha provocado múltiples protestas en el mundo islámico. No es la primera vez que se intenta enjuiciar a una divinidad, ya en 1918, en el Moscú volchevique un Tribunal Popular enjuició a Dios por múltiples catástrofes,  donde se le encontró culpable y fue condenado. Sentencia que se cumplió fusilando una Biblia.

Pero sin duda, uno de los casos más impactantes fue el del senador de Nebraska Ernie Chambers, senador en el Estado de Nebraska entre 1971 y 2009 y es considerado uno de los principales activistas de los derechos civiles y defensor de los más desfavorecidos de su estado, que en Septiembre de 2007 presentó una demanda contra Dios.



Ernie Chambers. Fuente: N.Y. Times

Uno de los grandes caballos de batalla de Chambers fue el sistema judicial americano, que consideraba disparatado ya que se pueden presentar las demandas más peregrinas y frívolas. Y era un furibundo defensor de la laicidad, negándose a participar en el rezo matutino que habre las sesiones del Senado de Nebraska. Todo vino motivado la actuación del juez en un caso de violación en el que se impedía utilizar las palabras "violador" y "víctima" en el juicio. Y la mejor manera que encontró fue presentar esta demanda.

Chambers basó la demanda en que Dios es el responsable de "nefastas catástrofes" ocurridas por todo el mundo y de las que destaca "espantosas inundaciones, egregios terremotos, horrendos huracanes, terroríficos tornados, perniciosas plagas, feroces hambrunas, devastadoras sequías y guerras genocidas” y donde "el demandado no ha monstrado ni compasión ni remordimiento" y que a pesar de haber rezado para que se le manifestase, éste no se le apareció. 

En un principio, la demanda fue desechada por el juez encargado de tramitarla alegando que al no haber dirección física donde enviar la notificación, éste no podría estar correctamente informado. Chambers respondió de la manera más ingeniosa que pudo: "“la Corte admite la existencia de Dios; una consecuencia de esa admisión es el reconocimiento de que Dios es omnisciente; en la medida en que Lo sabe todo, es lógico asumir que Tiene noticia de esta demanda”.

Lo que en un principio se había iniciado como un método de protesta ante una situación injusta, empezaba a tener vida propia. Evidentemente, esta demanda tomó rapidamente publicidad, y aparecieron nuevos actores en escena, en este caso, un abogado de Corpus Christi se personó en el juzgado como representante legal del acusado, e incluso en el juzgado se recibieron dos cartas firmadas por Dios y con el arcángel San Miguel de testigo, donde se afirmaba la incompatibilidad de ese juzgado para llevar a cabo el trámite. Pero no fue así. y con el argumento de Chambers de que “Dios es omnipresente; por lo tanto, se encuentra en esta sala” continuaron las vistas.

El proceso se prolongó durante algunas semanas más, hasta que finalmente fue desestimado en Febrero de 2005. El razonamiento que presentó el juez fue el siguiente: “Un tribunal decide controversias reales y determina derechos realmente controvertidos, y no se aplica a asuntos abstractos o temas que pudieran desembocar en situaciones hipotéticas o ficticias”. Tremendo. Hay que leer un par de veces el dictámen para ver las posibles consecuencias. Básicamente reconoce que Dios puede ser abstracto o que sus actuaciones sean hipotéticas o ficticias.

Es una pena que este caso no haya ido más a fondo, ya que suscita muchas preguntas, a parte del hecho de que tiene su lado cómico. No estoy muy convencido de que movimientos ateos deban presentar este tipo de demandas, más que nada, porque si presentas una demanda contra alguien estás reconociendo implícitamente su existencia, o por lo menos afirmándola. Por otra parte, podría ser realmente interesante que la demanda fuese presentada, y por extensión, a aquellos que se arrogan su representatividad en la tierra. Sería realmente interesante ver un juicio donde cristianos, islámicos, judíos o animistas intentasen demostrarlo. Más que nada, porque posteriormente podríamos exigirles su cuota de culpa como responsables civiles subsidiarios. Buen pellizco nos llegaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total