martes, 5 de julio de 2011

Políticos y fiestas alternativas. El fin de una idea.

Columna publicada en El Oriente Express el 5 de Julio de 2011


Hace bien poco pude asistir a una de las fiestas que más interés me causan y más disfruto de todo el verano, como es la de San Juan en Caravia. Y sobre todo por que se sale de la norma establecida hace tantos años de que las fiestas tienen que basarse en el triunvirato procesión-traje regional-verbena, como si no hubiese otra forma de celebrarlas. Para quien no la conozca, los principales actos son un pasacalles, quema de la hoguera y concierto de rock y folk, donde generalmente actúan las mejores bandas del Oriente y de otras partes de Asturias, permitiendo que puedan salir adelante. Expresión cultural en todo su esplendor.

Pero resulta que, a pesar del ambiente festivo y la gran cantidad de gente que acudió, había en el aire una sensación, más bien certeza, de que este año iba a ser el último. Todo motivado por el vuelco político de las últimas elecciones. Y yo estoy de acuerdo con eso. Por mucho que se les llene la boca a los nuevos regidores soltando soflamas de que van a gobernar para todos, es evidente que tienen la clara intención de eliminar cualquier acto que consideren que pueda atentar contra sus ideas, y a eso se le llama censura, se pongan como se pongan.

Escucharemos el argumento maniqueo de que hay que reducir gastos, que hay crisis. Y es que uno de los primeros afectados en tiempos de crisis es la cultura. Porque la cultura, a parte de ser la expresión artística de individuos o grupos de individuos, tiene la maldita costumbre de ser contestataria con quien ostenta el poder, y eso, cuanto más a la derecha estás, más te ofende, aunque ni mucho menos es exclusivo de ella. Así que San Juan en Caravia, Ribeseya Rock, y todo tipo de celebraciones que se salga de "como manda la tradición" tienen sus días contados. Realmente espero que el año que viene por estas fechas tenga que recordar esta columna y comerme mis palabras una por una, pero me parece que no será así. Gobernaremos para todos. Cultura para todos. Ya. Y yo me lo creo.

4 comentarios:

  1. Tendría que haber alguna "sencilla" para blindar este tipo de fiestas contra cambios políticos. Algo más fácil que tener que recurrir a "Patrimonio de la humanidad". Para que cuando cambie un gobierno, el entrante no pueda cargarse las actividades que no le gustan y no pueda pasar facturas.

    ¿Qué tal políticos y fiestas disidentes?... no me convence lo de "alternativas", suele tener una connotación negativa.

    ResponderEliminar
  2. La cuestión es que son los propios ayuntamientos los responsables de la gestión de las fiestas populares. Así que lo veo bastante difícil.

    Y sinceramente, disidente me parece que tiene aún más connotación negativa que alternativa. ¿Diferentes? ¿novedosas? tal vez serían mejor

    ResponderEliminar
  3. hola, que tal?, leyendo este dia tu columna en el oriente press me quedó una sensación extraña y que sentía debía comentar,decías que la fiesta que se dejaría de hacer debido a cambios políticos, no lo sé tal vez, aunque también puede hacerse una fiesta de San Juan diferente , no siempre tiene que ser el mismo tipo de fiesta, para mi sinceramente cuando la organizaron el primer año fue la mejor y no había tanto concierto, por otra parte creo que debéis de ser un poco objetivos porque es una fiesta que se organiza para una sola noche y que este año no sé pero el año pasado costó casi 25.000 euros, creo que para un ayuntamiento como el de Oviedo, o Cangas( digo éste porque creo que eres de allí) tal vez no sea un gran desembolso, pero Caravia es un ayuntamiento muy pequeño para permitirse el lujo de gastarse esa cantidad de dinero en una sola noche ,creo que es mucho dinero en los tiempos que vivimos ahora para el disfrute de una noche, a mi me gustaría poder permitírmelo pero es una realidad con la que sólo podría soñar, sin más un saludo y hasta otro artículo tuyo haber si estoy más de acuerdo con tu opinión.Por cierto, soy vecino de Caravia y me gusta que mi pueblo mejore y crezca día a día aunque no creo que esta fiesta sea la mejor manera de crecer

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario, Luisfran, y también gracias por leerme.

    Primero, estoy totalmente de acuerdo en que es un gasto excesivo ese presupuesto para Caravia. Imagino que el ayuntamiento considerará el impacto económico que pueda tener tanto en los comercios como a nivel de publicidad turística, y por ese lado pueda justificarse el presupuesto, aunque sin conocer las cifras sería aventurado por mi parte dar una opinión a la ligera. (En otra columna comentaba que cualquier fiesta popular debía buscar medios para financiarse y no depender tantísimo de los ayuntamientos)

    Y segundo, en absoluto creo que la fiesta vaya a desaparecer (puede que no me explicase bien), en parte por lo que dije antes. Mi preocupación viene porque es una de las pocas fiestas que tienen un formato difente del que se considera tradicional. A mi, como a todos, me gusta ir de fiesta de prau, pero es que el 95% de las fiestas populares son idénticas. Y sabemos de sobra que los grupos de rock dificilmente congenian con alcaldías de derechas. Es eso lo que principalmente me preocupa, porque si se cambia la forma que se vino celebrando hasta ahora por una verbena con orquestas contratadas en Galicia o León (por poner un ejemplo), cualquier justificación que se de por parte de la alcaldía ocultará la realidad: que es por motivos ideológicos y políticos.

    Por cierto, sí, soy de Cangas, y estás invitado a comentar cuando quieras.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total