lunes, 11 de julio de 2011

Los comunistas no quieren ser pobres.

Todos lo hemos oído alguna vez. Todos hemos soltado la dichosa frase de marras, y todos nos hemos enojado cuando la hemos leído o escuchado. "¿Pero ese no es comunista? !Que hace conduciendo un Mercedes! Pues vaya mierda de comunista." Y donde digo Mercedes, puedo decir que vive en un chalet o simplemente se va a cenar a un restaurante de lujo. Demagogia pura.

Todo viene de la idea que se nos ha implantado de que cualquier comunista tiene que ser automáticamente pobre, y por ende, cualquier ideología que mínimamente nos acerque al comunismo, nos convierte a todos en pobres, y eso es una gran falacia. Es uno de los grandes triunfos del liberalismo, hacernos creer que sólo a través del capitalismo se puede alcanzar la riqueza, y que cualquier otra forma de organización económica nos hundirá en la más absoluta de las pobrezas, cuando actualmente se está demostrando lo contrario.

El comunismo (o marxismo, o como queramos llamarlo) introdujo uno de los conceptos más válidos y que más están siendo atacados en este momento, como es la redistribución de la riqueza. La idea de que hay suficiente para que todos tengamos una vida digna choca con las corrientes actuales de eliminación del Estado del Bienestar. La doctrina imperante es que sólo a través de las empresas privadas se conseguirá la suficiente riqueza y que luego mágicamente repercutirá en los ciudadanos ( la famosa mano invisible de Adam Smith) cuando la realidad es que las empresas tienen como único objetivo ganar todo el dinero posible. Y que sólo aquellos que tienen un desmesurado éxito empresarial son los que tienen derecho a disfrutar de eso que llaman los placeres de la vida. A una persona de izquierdas le tienen que estar vetados. Y no es así. Nadie quiere ser pobre y ver pobres a los demás. La diferencia está en saber cuando tienes lo suficiente y pensar que los demás tienen derecho a disfrutar de lo mismo que estás disfrutando tú.

Además, como a mí me gusta contestar a la demagogia con demagogia, pongamos un ejemplo: Amancio Ortega, el español, según Forbes, con la mayor fortuna personal: 31.000 millones de € ¿Qué puede hacer con esa fortuna que, por ejemplo, no pueda hacer con 1.000 millones de €? Comparando con nuestro comunista del Mercedes y el chalet, Amancio puede:

- Comprar 387.500 Mercedes C-63 AMG
- Comprar 3.100 chalets idénticos al de Cristiano Ronaldo
- Invitar a cenar a 96.875.000 comensales en El Bulli
- Dar la ayuda de 426 € a 6.064.162 personas durante un año

Eso sí, nuestro querido Amancio será adorado como un genio y emprendedor,  y al crear un par de fundaciones muy limitadas financieramente, un gran altruísta, y nuestro despreciable comunista será vilipendiado por hacer algo que la gran mayoría de la población hace, algo tan simple como comprarse un buen coche.

Un saludo

3 comentarios:

  1. Yo siempre escuché, porque ellos lo daban a entender, que los Comunistas Españoles son como Robin Hood, sin robar a los ricos para dárselo a los pobres pero que deberian "repartir" sus riquezas con los que no tienen, desgraciadamente o mejor para ellos, todos los que hay con "poder" económico no predican con el ejemplo pero se dan el postin de que lo son como el que más y critican al de "la otra mano" porque lo tiene y no lo dona....
    Esta es mi opinión!

    ResponderEliminar
  2. Ahora se por que el 90% de los paises del mundo son comunistas. Gracias, Toda una lección para aquellos a los que le quedaban dudas de que el comunismo no es mas que el mas duro fascismo disfrazado y socarron que exisitia. Fijaos si era malo que hasta URSS lo desechó como basura politica. En Cuba está al caer y en Venezuela idem+idem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, anónimo. Eres el típico ejemplo del que no ha entendido absolutamente nada de lo que está escrito.

      Eliminar

Páginas vistas en total