jueves, 31 de marzo de 2011

Desastre en la cena (Anecdotario personal)

Ayer, en mi aburrido devenir diario, vi el documental Super Size Me. Evidentemente, me entraron unas ganas enormes de cenar un buen par de hamburguesas.

Hoy iba a cumplir ese sueño húmedo y grasiento. Me dirigo ilusionado a la cocina, preparando los panecillos, cortando primorosamente el tomate mientras la lechuga recibía un fresco baño de agua. El bote de mayonesa esperaba ansioso cubrir con una fina capa el suave pan tostado. Una delicia, vamos.

Pero... y la carne? ¿Dónde está la carne? ¡Mecagontóóóóóó! Se me olvidó. No la compré. Bueno, me dije, algo habrá en la nevera que sea un pobre y miserable sustituto. Nada. Ni una mísera salchicha, ni una loncha de lomo, ni siquiera algún resto de embutido. Desesperado. Ese es el término.

Ahora ahogo mi tristeza en un miserable bocadillo de ensalada condimentado con ketchup y mostaza.

Mañana lo vuelvo a intentar.
 


P.D.: Si te interesa compartir tus ideas culinarias te esperamos en La Sociedad General de Gastrónomos y Gordos  en Facebook.

martes, 29 de marzo de 2011

Corte de cintas

Uno de los clásicos de las campañas electorales es el corte de cintas. Un aluvión de inauguraciones se nos vienen encima, donde todos los políticos pugnan por aparecer en las fotos y así vender la idea de que son unos grandes gestores, y si esa foto viene acompañado por alguno de los pesos pesados de sus respectivos partidos, mejor. Tuvimos hace bien poco el centro de Tito Bustillo en Ribadesella, la carretera de Ardisana en Llanes, y en breve veremos la placa sobre el río Güeña en Cangas o el nuevo edificio consistorial en Carreña, por poner algunos ejemplos. Altos presupuestos al servicio de la publicidad política.

La cuestión es que muchas veces las obras públicas vienen determinados por los tiempos políticos y no por una búsqueda de la mejor forma de realizarlas. Da la impresión que se alteran presupuestos y plazos con el objetivo de hacerlas coincidir con el momento más adecuado para determinados intereses. Esto, además, conlleva otro problema, y es que muchas veces no se contemplan la realización de proyectos que vayan más allá del ciclo legislativo, esto es, como voy a plantear una obra de 7 años si puedo perder las próximas elecciones y que mi adversario sea el que aparece en la foto en el día de la inauguración. Y por supuesto, si ocurre al revés, no voy a invitar a mi rival aunque sea quien puso en marcha ese proyecto. Y no olvidemos tampoco los marrones que se dejan unos a otros y que luego son utilizados como arma arrojadiza.

Sigo pensando que la ciudadanía es mucho mas lista de lo que suponen nuestros líderes, son perfectamente capaces de dar méritos a quien los merece, aunque no hagan una inauguración 3 semanas antes del voto. Si se hiciese así, estoy convencido de que habría un mejor aprovechamiento del presupuesto que manejan y una mayor efectividad a al hora de realizar las obras.


Publicado en el Oriente Express el  29 de Marzo de 2011

miércoles, 23 de marzo de 2011

Jennifer Gobierno

Tengo que reconocerlo, me encanta la ciencia ficción. Nos transportan a planetas remotos, nos introducen en épicas aventuras, juegan con las leyes de la física y la realidad, en definitiva,  buscan expandir nuestra imaginación. Pero por mi formación, uno de los aspectos que más me atraen de este tipo de literatura es cómo se plantean diferentes formas de gobierno (Imperios, dictaduras, repúblicas) y de organización social (esclavismo, castas, división de clases) Y cuando mejor planteados están estos temas, más me atraen. Los casos más paradigmático son 1984 y Un Mundo Feliz.

Como sigo revisando mi biblioteca, me encontré con la siguiente novela:




Desde hace bastantes años estamos viviendo un proceso de desregularización, con una evidente pérdida de derechos sociales que cabalgan en una concepción liberal de la forma de gestionar el gobierno, y en el estado de crisis que estamos viviendo, se están proponiendo soluciones incluso más liberales como medida definitiva para salir de la crisis.

Es el viejo debate entre el derecho negativo y el positivo. El derecho negativo defiende la idea de la ausencia de coacción para las acciones individuales, de tal modo, que el egoísmo que se implica de todas esas acciones tengan beneficios para todos, osea, yo soy libre para comer y tu eres libre para comer porque nada nos coacciona la libertad de comer. El derecho positivo defiende la concepción de libertad como la capacidad de hacer algo, porque estoy en posición y tengo los medios de poder ejercer mi libertad, o sea, que de que vale la libertad para comer si no tenemos un acceso práctico y concreto a la comida. Tenemos que buscar la manera y los medios para que todos puedan ejercer su libertad para comer.

Max Barry nos presenta un thriller trepidante en un mundo donde el triunfo del capitalismo y el la concepción del derecho negativo es absoluto. EE.UU. se expande por medio mundo, la gente lleva como apellidos las empresas donde trabajan (John Nike, Billy ANR) y los niños llevan los apellidos de las escuelas de las propias empresas (Amy McDonalds, Kate Mattel). Si estás en el paro, no tienes apellido. Todos se rigen por el principio de coste-beneficio, y el Gobierno está limitado en sus acciones a su capacidad de autofinanciarse.

Todo comienza cuando unos directivos de Nike, John y John deciden promocionar sus nuevas zapatillas Mercury contratando a un subalterno para que mate a unos cuantos clientes en una tienda y se propague la idea de que la gente incluso mata por conseguir unas Nike Mercury. Y hasta aquí puedo leer.

El ritmo de la novela es trepidante y adictivo. Tiene diversas historias paralelas, con personajes bien construidos y personalidades muy diferentes, que poco a poco van confluyendo en un lugar común, pero que para nada confunden al lector y se llevan con facilidad. El tono irónico y ácido está presente en esta brillante distopía, te engancha desde el primer momento, y es realmente difícil dejarla en la mesita de noche para el día siguiente. Altamente recomendable.

Espero que la disfrutéis.

P.D.: A pesar de que es claramente un futuro distópico, no me deja de chocar como determinados párrafos de la novela se podrían poner tranquilamente en la boca de algunos políticos y contertulios actuales. Tal vez, Max Barry no estaba tan alejado de la verdad.

viernes, 18 de marzo de 2011

La verdadera amenaza nuclear

No soy quien para valorar la gravedad del desastre que está ocurriendo en Fukushima, para eso hay gente mucho más preparada y con muchos más conocimientos que yo, como podéis leer aquí y aquí.

Tampoco voy a posicionarme en el debate sobre nucleares sí nucleares no. Evidentemente no está exenta de riesgos, y no creo que se deba al proceso de generación de energía en sí, si no más bien a que muchas veces se obvian medidas de seguridad.

Lo que sí me gustaría ver es a todos aquellos que se manifiestan en contra del uso pacífico de la energía nuclear, se manifestasen de manera vehemente contra lo que es realmente la verdadera amenaza.Y es el armamento nuclear.

Y para ponerlo en perspectiva, os dejo un video creado por Isao Hasimoto, artista japonés, donde nos enseña todas las pruebas nucleares realizadas entre 1945 y 1998. Se que es un vídeo conocido, pero no deja de ser impactante.


martes, 15 de marzo de 2011

Cascos, el salvapatrias

Hasta ahora la precampaña en Asturias está protagonizada por Alvarez-Cascos, y por el momento, ni se ve ni se les espera al resto de los candidatos, que al parecer están ocupados en otros menesteres. Pero el hecho de que Cascos haya tomado la iniciativa, no significa que lo hiciese con acierto. Si no más bien todo los contrario. Es un político viejo, con ideas viejas y formas de actuar viejas.

Sorprendente fue el anuncio que hizo en un acto celebrado en Cangas de Onís hace pocas fechas, donde pretende recuperar la Autovía del Sella. O sea, una idea vieja. Siempre pensé que deseaba construirla para poder viajar desde Madrid e ir a pescar al Sella sin salir de una autopista cuando era Ministro de Fomento. Pero no. Simplemente es un momento populista. Si el eje vertebrador del Oriente es esta autopista, olvidando la Autovia del Cantábrico, es el mejor ejemplo de lo que podría ser su nefasta gestión.

Hace poco "informó" de una supuesta encuesta donde aseguraba que aventajaba el PSOE en 15 puntos y al PP en 25. Y así nos lo que tenemos que tragar. Por supuesto, no conocemos ni la empresa que realizó la encuesta, cual fue el muestreo, porcentajes de voto, abstención, conocer el número de indecisos y más y más datos que son imprescindibles dar a conocer cuando se realiza una encuesta. Una de dos, o es un mentiroso, o es un vil manipulador, que además es un mentiroso.

Definitivamente, su modo de entender la política sigue anclada en sus tiempos jóvenes, presentándose como un salvapatrias, un iluminado que nos salvará de un apocalipsis inminente. No cuela.


Publicado en el Oriente Express el 15 de Marzo de 2011

miércoles, 9 de marzo de 2011

El país ignorado

Muchas veces nos sorprende y nos molesta la tremenda ignorancia que tienen los estadounidenses respecto a nuestra cultura y a nuestro país, y se nos llena la boca con frases de desprecio e irónicas. La realidad es que no somos muy diferentes, y actuamos de modo muy similar con países que están dentro de nuestra área de influencia. A esto ayudan de modo decisivo los medios de comunicación, con un silencio sangrante sobre los sucesos de su territorio. El caso que más nos debería avergonzar es el de nuestro vecino Portugal, del que no pasamos de pensar que tienen unas magníficas toallas.

En la vorágine de sucesos que están sacudiendo los países árabes y la lucha de unos ciudadanos por mejorar sus condiciones de vida, se ha ignorado el caso de Islandia, país europeo, y del que prácticamente no sabemos nada. Ni siquiera el nombre de su primer ministro. Y está pasando por un proceso que de estar mucho más informados, la situación que tendríamos aquí sería radicalmente distinta.

Islandia ha sufrido el embate de la crisis tanto o más duramente que cualquier otro país. Como tantos otros, se unió a las corrientes liberales, los bancos cometieron los mismos errores que cometieron en Irlanda y otros países y se aplicaron las mismas políticas desreguladoras. Pero repentinamente todo se viene abajo, en 2008 el país entra en recesión, se produce un incremento del paro, el sistema bancario es incapaz de refinanciar su deuda, por lo que colapsa, el valor de la moneda se desploma (pierde cerca del 50% de su valor frente al Euro), la bolsa sufre un crash (cerca del 77% en un día) y el país entra en bancarrota.

Con una situación tan desesperada, la población se echa a la calle, y mediante sus manifestaciones logra que el primer ministro Geir Haarde dimita en Enero de 2009. La sustituye Johanna Siguroardottir, que inicia una serie de medidas para paliar la tremenda deuda que atenaza el país. El caso es que los bancos extranjeros, en especial ingleses, no se atienen a modificar las condiciones del pago de la deuda ante el temor de perder esos fondos, por lo que la propuesta implica el pago de 5000 millones de Euros a un interés del 5% a pagar durante 15 años por todos los ciudadanos. Esta propuesta se somete a referendum el 6 de Marzo de 2010 y sale derrotada con aproximadamente el 90% de los votos en contra.

Pero la situación no acaba ahí. El parlamento islandés inicia un doble proceso de investigación. El primero se encamina a dirirmir las responsabilidades jurídicas de los dirigentes bancarios, pues se sospecha de un fraude de cerca de 2000 millones de euros antes del colapso. Muchos de ellos huyen del país, aunque se producen detenciones en una gran operación policial. El otro frente es político, y el Parlamento se decide a iniciar acciones legales contra el anterior Primer Ministro Geir Haarde y dirimir su responsabilidad en la crisis.

Islandia se precia de tener una de las democracias parlamentarias más antiguas, con una gran tradición que se inicia en el S X., y en este contexto de crisis, se decide iniciar un proceso con la redaccion de una nueva Constitución para el país. En un auténtico ejercicio de democracia, son los propios ciudadanos quienes eligen a los miembros de la Asamblea Constituyente entre los que se han presentado voluntarios para redactarla, y que posteriormente deberá aprobar el Parlamento.

Han sido los propios ciudadanos quienes con sus movilizaciones e implicación están dando los pasos que consideran imprescindibles para salir de la crisis, es una revolución pacífica y ejemplar. Evidentemente, intentar extrapolar esta situación a España no sería válido. Las diferencias de población, de PIB, el respeto a las instituciones, etc, no facilitaría en nada hacer un proceso similar. Pero sí que nos puede servir de ejemplo de que cuando son los propios ciudadanos los que toman la iniciativa, a los dirigentes no les queda más remedio que adaptarse a sus exigencias.

Lo más preocupante es la mínima cobertura que se está haciendo del caso islandés. Es difícil encontrar noticias de lo que está sucediendo, pese a lo significativo del caso. Da la impresión de que cuando se producen movimientos y revueltas que pueden afectar directamente al status quo de los países occidentales son silenciados, ya sea por una autocensura de los medios de información, o por connivencia para defender una idea errónea: Un cambio puede empeorar las cosas. Y no es el único caso. En el constante bombardeo de noticias provenientes de EE.UU. que sufrimos, se está pasando por alto un caso que también es tremendamente significativo: Las protestas en Wisconsin, pero esto ya es tema para otro post. Despertar e informarnos al ver como actuan otros países, y de las medidas que están tomando sus ciudadanos, implicandose, buscando alternativas y exigiendo a sus líderes que actúen es un ejemplo del que deberíamos tomar nota. El efecto contagio no es exclusivo de Oriente Medio.

Un saludo

viernes, 4 de marzo de 2011

El Antropólogo Inocente

Desde hace algún tiempo no entra ningún libro nuevo a mis estanterías, cosa que lamento profundamente, pero, en cambio, me ha permitido bucear entre mi colección buscando textos que hace tiempo que no leo y que merecen una revisión. Y de este modo tropecé con un pequeña joya que tenía prácticamente olvidada, y que después de releer me ha dejado el mismo buen sabor de boca que recordaba. Se trata de este libro.







La antropología, como ciencia social moderna, nació a finales del S. XVIII, en un momento que el método científico y el evolucionismo quedaba implantado con claridad en las ciencias exactas, y por ende, se pensaba que también sería válido para aplicarlo a las ciencias sociales.

El que puede ser considerado como primer antropólogo moderno es Lewis Henry Morgan, y lo reflejó en una de las obras más importantes de la antropología, escrita en 1851, Liga de los Iroqueses. Afrontó el estudio de los Iroqueses como un científico una placa de petri, intentando actuar como mero observador y evitando en todo lo posible influir en su cultura. Una de las sensaciones que te deja la lectura es la visión idealizada que realiza Morgan de los iroqueses, una visión que luego se verá proyectada en posteriores trabajos, donde se presenta a los indígenas como pueblos mucho más ligados a la naturaleza, en comunión con lo elementos, etc.

Nigel Barley nos presenta una visión totalmente diferente. Nos cuenta las mil y una peripecias que sufre, las dificultades de un occidental para manejarse con la burocracia de Camerún, los tremendos problemas de comunicación y las dificultades para adaptarse a una cultura totalmente diferente . El libro está estructurado como una novela, y nos cuenta el estudio de una remota tribu africana, los dowayos. Consigue conjugar con gran dosis de humor sus vivencias personales (el pasaje de su visita al dentista es desternillante) con el trabajo de campo sobre los dowayos, dejando uno de los libros más entretenidos que haya leído.

Lo realmente interesante de este libro, es ver como por primera vez el investigador reconoce su incapacidad para actuar como mero observador, si no que se presenta como parte del estudio, y así vemos un triple estudio antropológico: El fundamental, como son los dowayos, el de la sociedad de Camerún y el de un occidental en una cultura que no conoce y a duras penas comprende. Y hasta aquí puedo leer.

Aquellos que ya lo hayan leído, espero que aporten sus comentarios, y aquellos que se lancen a la aventura, espero que lo disfruten, y que también aporten sus comentarios.

Un saludo

martes, 1 de marzo de 2011

Cambios en Facebook

Todos más o menos vemos que en Facebook hacen cambios bastante a menudo, el penúltimo fue el visor de las fotos, con un éxito un poco cuestionable, pero hoy, he encontrado un cambio que realmente no me ha gustado mucho. Os lo explico.

Cuando quieres mandar un mensaje a alguien, tienes la posibilidad de hacerlo por chat, mensaje privado o escribir en el muro. Yo opté en esta ocasión por escribir en el muro, esperando la contestación, cuando me llegó el aviso comprobé la respuesta y me encontré con esta pantalla

Lo primero que me escamó es la ausencia de la opción de comentarios, eliminando así la posibilidad de que sigamos la conversación. Luego me fijé en la existencia de una opción que es "ver amistad", que era la primera vez que la veía, así que decidí comprobar si por ahí tenía la opción. Aparece una especie de muro compartido entre las dos personas, donde se ven las conversaciones e interactuaciones entre los dos y sin ninguna posibilidad de escribir algún comentario, así que te ves obligado a volver a escribir en el muro una contestación, pero lo que me sorprendió es lo que aparece a la derecha de la pantalla.




Tienes la opción de ver las interactuaciones con personas que tienes como amigos, lo cual no me parece mal, lo que no me gusta nada es la opción inferior, donde puedes poner el nombre de otras personas para ver cual ha sido su relación en Facebook. Lo que lleva a la conclusión de que cualquier persona puede ver mis conversaciones con otras con una facilidad pasmosa. El cotilleo en estado puro.

¿Por qué no puedo poner comentarios y me obligan a escribir en el muro? ¿Por qué facilitan estas opciones? ¿Hay algún modo de evitarlo?

Lo que está claro, que con el camino que está tomando Facebook poniendo trabas a la privacidad, poco a poco me voy convenciendo de eliminar la cuenta, o como mínimo, darle un uso meramente tangencial.

Un saludo

Páginas vistas en total