viernes, 19 de octubre de 2012

Yo no quiero móvil, ya nos meten bastantes ondas en la cabeza.

[Siempre he creído que es muy difícil divulgar, más si no se tienen los conocimientos suficientes para poder explicar cualquier tema que en algún momento dado se te plantea, y el esfuerzo que realizan en este aspecto los divulgadores es encomiable. Al mismo tiempo, muchas veces considero que la labor de divulgación a veces peca en exceso de pertenecer a un círculo bastante cerrado, donde en muchas ocasiones parece que se explica entre "iguales", o los artículos publicados son sólo compartidos entre "iguales", llegando muy pocas veces a la gente que de verdad lo necesita, pero este es un tema que trataré de ampliar más adelante. 

Imagino, que como yo mismo, tenemos en nuestro círculo de amigos gente que defiende cualquier idea por disparatada que sea, y en mi caso me encuentro muchas veces en minoría, cuando no directamente en soledad, y por el tipo de conversaciones que se establecen entre un círculo de amigos, se hace prácticamente imposible poder demostrar y convencer a una persona, fundamentalmente por dos motivos: el primero, la evidente falta de tiempo y paciencia para explicar el tema tratado, y en segundo lugar, porque no se da la suficiente reflexión para asimilar lo que se dice. Y aunque, dentro de mis evidentes limitaciones, he visto gente que sí ha cambiado su parecer tras lo que les he comentado, creo que no es suficiente.

Es por eso, que quiero iniciar una serie de entradas (así revitalizo el blog, que lo tengo abandonado casi del todo) relacionadas con charlas que he tenido con diversos amigos, y, que disponer del suficiente tiempo, es como se lo hubiese explicado. No pretendo sentar cátedra, si no simplemente picar la curiosidad de la gente que casualmente se pase por aquí.

Así que, al lío.]


No os desmayéis, pero sí, existe gente que no tiene móvil. Y no hablo de gente mayor de 98 años, hablo de personas de veintimuchos o treintaipocos, especie claramente en extinción y que nos hace exclamar y sorprendernos. Pues uno de mis amigos es de este tipo, y al preguntarle, la explicación que me ofreció fue que ya sufría el ataque de bastantes ondas que le provocaban cáncer, y que no quería tener un aparato de esos cerca de su cabeza. Estupefacción. Asombro. Facepalm. Esa fue mi reacción, así que amablemente me dispuse a explicarle que estaba en un error, que es imposible que el móvil provoque cáncer.

Lo primero que debemos saber es cómo funcionan los móviles, y éstos lo que hacen básicamente es transmitir la información mediante radiofrecuencias (ondas de radio, si se prefiere), que son recibidas por una antena y transmitidas mediante cable a otra antena que permite al móvil receptor le llegue la información. Ondas de radio, he aquí el problema, ¿verdad? ¡¡Las ondas de radio son emisiones electromagnéticas!! Las mismas que se utilizan para escuchar la radio y ver la televisión, desde hace décadas... Bien, pongamos un ojo sobre algo terrorífico, el espectro electromagnético. 

Imagen obtenida de aquí


Se llama espectro electromagnético a la distribución energética del conjunto de ondas electromagnéticas, y las ondas electromagnéticas es la forma de propagación de la radiación electromagnética a través del espacio, o en román paladino, cómo llega la energía desde un punto a otro. Aquí están desde las más energéticas, como los rayos gamma, hasta las menos energéticas, que son precisamente las ondas de radio, pasando por los rayos X, el ultravioleta, la luz visible, el infrarrojo, etc. Sí amigo, la luz es también una onda de esas. Si miramos el gráfico, aparecen desde la más energética hasta la más débil siguiendo un orden,  y veremos que según el tipo de onda del que estemos hablando, podremos localizarla fácilmente.

La palabra clave en todo este asunto es energía. La diferencia fundamental entre unas radiaciones y otras es la frecuencia, y cuanto mayor sea ésta, más es la cantidad de energía que transporta, llegando un momento en que las radiaciones electromagnéticas son lo suficientemente poderosas para interactuar con el organismo y pueden originar un cáncer, pero obviamente, eso no significa que todas los produzcan. 

Uno de los peligrosos efectos de la radiación electromagnética

¿Cuáles son, entonces, las radiaciones electromagnéticas que pueden provocar un cáncer? Para ello es necesario establecer un límite, y es aquel en el cual la radiación es lo suficientemente energética como para romper los enlaces químicos, ya que es en ese momento se producen daños en el material genético de la célula, que puede ser desde pequeños cambios en el ADN que pueden conducir al cáncer o directamente a la muerte de la misma célula y todo su material genético. A este tipo de radiaciones se las conoce como radiación ionizante, y comprenden desde los rayos gamma hasta los ultravioleta (en este caso no todos). Exacto, los ultravioleta son aquellos que pueden producir cáncer de piel y por eso mismo nos echamos cremita cuando tomamos el sol, que son lo que hacen pupita y no la luz visible, y que son la última, o si se prefiere primera, de las radiaciones ionizantes. Todos aquellos que estén por debajo (Luz visible, infrarrojo, microondas y radio) son radiaciones no ionizantes, y por lo tanto, no tienen la suficiente energía como para romper los enlaces químicos y modificar el ADN de las células.

¿Y cuales son las ondas utilizadas por los móviles? Exacto. las más débiles. Las radiofrecuencias. Por lo tanto, es del todo imposible que los móviles sean un factor de riesgo de cáncer. Y por ende, todo aparato que se mueva en el mismo tipo de frecuencias, tampoco será origen del cáncer, lease WI-FI, TV, hornos microondas, lavadoras, radios, calentadores, ventiladores o cualquier electrodoméstico o aparatejo electrónico que se os ocurra.

Claro, que mi amigo me respondió que no se refería la cáncer, si no a otro tipo de enfermedades igual de malas. Pero aquí terminamos la conversación, que se le va a hacer. Pero tranquilo, que en un futuro seguro que hablamos del tema, y tendré que darle cumplida respuesta.

Un saludo.

[Nota final: agraceder a @BlogRicarduzz porque tras una charla en twitter me animó definitivamente a escribir esta entrada. Visitad su impresionante blog que no os arrepentiréis. Y por cierto, agradecería cualquier corrección, crítica, etc, con la sana intención de mejorar esta entrada]






6 comentarios:

  1. No podría estar más de acuerdo con el paréntesis que haces al principio, has dado en el clavo completamente.

    Con respecto a lo que nos ocupa: No te lo vas a creer, pero no tengo móvil, vivo al límite. Y soy bastante joven, estoy entre el rango de los veintipocos. Pero al contrario que tu amigo no tengo móvil por el miedo a las enfermedades y 'maldades' que nos pueden hacer las ondas que emiten sino por los contratos y tarifas que nunca son las que dispongo y al final termino con disgustos, siempre. El resultado es que no tengo móvil y sigo vivo. -Me he ido del tema XD-

    Gran trabajo de divulgación, esto es como debatir con un creyente, hay que partir de la base que el otro no va a hacer la reflexión suficiente como para ver algo racional en tu argumento.

    Gracias por la mención crack, sigue con esto que hace mucha falta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Míralo por el lado bueno, al menos no te gastas un pastón al cabo del año. El lado malo, que no puedes subir fotos de gintonics a instagram...

      Y sí, espero seguir con esta línea, siempre que la procrastinación no me invada.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Súper entretenido el giro que pretendes al blog.
    Yo siempre pensé que exageraban cuando comentaban que un móvil podía provocar cáncer, y sigo una cosa, cuando se quejan de las antenas que sitúan en sitios estratégicos dentro de poblaciones, tienen razón las operadoras telefónicas diciendo que en absoluto provoca cáncer dicha antena repetidora?

    Por cierto, siempre me dijeron que cuando pones en marcha un horno microondas que nunca me quede mirando al mismo mientras calienta lo que metas dentro porque es muy malo para la salud, veo que lis microondas están por debajo de las radiaciones ionizantes, eso me deja mas tranquilo porque no puedo evitar quedarme mirando para que no se me queme la lengua con el colacao mañanero...

    Saludos Milio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Iván.

      Con las antenas sucede exactamente lo mismo, no hay diferencia.

      Y respecto al micro, es evidente que calienta la comida, pero el cuerpo humano tiene suficiente medios de regulación de la temperatura para que no suceda nada... pero eso será para el próximo capítulo. Tendrás que esperar.

      Saludos

      Eliminar
  3. Bravo amigo, no creas que sos el único que se siente así, así vamos todos los que nos interesa basar nuestras opiniones y pensamientos en hechos y no en temores y mala información. Sigue adelante :D

    ResponderEliminar
  4. A mí me encanta la peña que no tiene móvil porque "no le gusta la tecnología", sin embargo se lavan la ropa en lavadora, utilizan incluso bolígrafos y alucina, ¡tienen coche!

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total