viernes, 29 de abril de 2011

El Peor Viaje del Mundo

Creo que ya lo he contado, pero tengo la costumbre de elegir libros al azar cuando estoy en una librería, y a veces encuentras verdaderas joyas, y este es uno de los que más me ha impactado sin dudarlo. Me es prácticamente imposible hablar de este libro sin emocionarme, y me siento incapaz de reseñarlo friamente, pero vamos a intentarlo.




Apsley Cherry-Garrard fue miembro de las que sin duda es una de las mayores aventuras a las que jamás se enfrentó nadie, la conquista del Polo Sur. Quien más quien menos sabe que fue Admusen el primero en llegar al Polo Sur, y que pocas semanas después Scott, junto con  Wilson, Evans, Bowers y Oates lo alcanzarían, para encontrar la muerte en el viaje de regreso a escasamente 10 millas de distancia del puesto de aprovisionamiento.

Este libro está basado en los propios diarios de Cherry-Garrard y en sus propias vivencias, y nos descubre que fue mucho, mucho más que eso. Hasta la lectura de estas líneas, no sabía que la expedición duró 3 años y que aparte de la gloria de la conquista de una nueva frontera, estaba pensada como un verdadero estudio científico de la Antártida.


Cabaña de la expedición Scott. Aún en pie.

Se puede dividir el libro en tres partes diferenciadas: La primera, cómo llegó a ser miembro de la expedición y el viaje a la Antártida, la segunda, la expedición de invierno, que da el título al libro, y la tercera, los diarios de Scott y cómo vivieron desde la cabaña el viaje de Scott y la búsqueda de los cuerpos de sus compañeros muertos.



Cherry-Garrard, Wilson Y Bowers antes de su aventura



Yo me quiero centrar en la segunda y de la que es protagonista Cherry-Garrard con sus acompañantes, Wilson, lugarteniente de Scott y médico, naturalista y ornitólogo y Bowers. Una de las misiones científicas que tenían era la obtención de huevos de pingüinos para poder estudiar la evolución de estas aves, que por aquel entonces se consideraban las más primitivas. debían hacer un viaje de 67 millas naúticas en pleno invierno austral y en las condiciones más duras que jamás se haya enfrentado nadie, donde tuvieron el convencimiento de una muerte segura, con brutales tormentas, aguantando temperaturas inferiores a los -40 y arrastrando por sus propios medios los trineos con todos sus pertrechos. Lo más increíble de todo, es que pese a los sufrimentos que padecieron para conseguir 3 huevos de pingüino, una vez de vuelta a Inglaterra los estudiosos apenas les prestaron atención. A modo de prueba, un pequeño fragmento; nos cuenta Cherry Garrard:

"La marcha de día era una maravilla (-40º) en comparación con el descanso nocturno (-50º) aunque las dos cosas eran horribles. Estábamos en las peores condiciones en que puede encontrarse un hombre que es capaz de seguir viajando; pero nunca oí una queja ni un juramento, y vi que la abnegación superaba todas las pruebas"




El modo que tiene Cherr-Garrard de relatar sus aventuras es totalmente crudo. Deja de un lado todos los sentimientos. Simplemente nos cuenta lo que suceció y lo que vivió, de ese modo, a poco que uno se deje llevar por su lectura, sufres y disfrutas con esta maravillosa gente la aventura que vivieron. Podría extenderme en detalles de cómo se organizaban sus viajes, de ver qué tipo de ropa y alimentos llevaban, de todos los problemas que sufrieron, del viaje que hicieron para encontrar a sus amigos muertos, pero de ese modo se le quita el encanto y esa permanente sensación de estar leyendo con la boca abierta. Fue la última gran expedición, y merece la pena adentrarse en el mundo y pensamientos de estos auténticos héroes.también cabe destacar que pese a que Cherry-Garrard tiene una enorme admiración por todos los miembros de la expedición, en ningún momento los mitifica, nos los presenta como lo que son, personas normales con todas sus debilidades pero con una absoluta determinación en conseguir los objetivos propuestos, y no se le caen los anillos en criticar determinadas decisiones ni en apuntar donde cree el que se cometieron errores.

No solo te deja impresionado la expedición en si, si no la capacidad que tenían estos hombres de escribir en sus diarios todo lo que les acontecía, incluso hasta el mismo día de su muerte. Nunca olvidaron que la expedición era científica, y por ello nunca dejaron de tomar datos y anotarlos, sin tener la más mínima seguridad de que alguien los leyera. Trabajaron con un entusiasmo encomiable, y llegaron hasta los mismisimos límites del esfuerzo físico y psíquico del ser humano.Dos citas de Cherry-Garrard para acabar:

"La expedición polar es la forma más cruel y solitaria de pasarlo mal"

"Si usted hace su correspondiente viaje de invierno, obtendrá su recompensa, siempre y cuando lo único que desee sea un huevo de pingüino"

Un saludo


P.D.; Muchos homenajes se les han hecho, pero yo quiero dejar aquí la canción de Warcry, Capitán Lawrence, que me acompañó mientras escribía el post. El Capitán Lawrence Oates  falleció al abandonar la tienda de campaña para morir congelado y dar la última oportunidad a Scott y sus compañeros. Scott recogió en su diario sus últimas palabras: Voy a salir y puede que por algún tiempo.


martes, 26 de abril de 2011

Ateismo y Semana Santa (Un borrador de columna)

No siempre lo que escribes para un periódico, aunque sea local, es publicado, como me ha sucedido esta semana, pero aún así preparé un borrador para ello. Como no va a salir en la edición impresa, lo dejo tal cual lo tenía, con todas sus imperfecciones (Más aún de las habituales) Un saludo.


Durante esta pasada Semana Santa, una de las noticias más polémicas ha sido la cancelación de la procesión atea que se iba a celebrar en Madrid, bajo la excusa de que podía incitar a la violencia. Y me parece del todo inadmisible que en un Estado que se autoproclama laico y respetuoso con la libertad de expresión se haya hecho esto, equiparando automáticamente a los ateos como gente violenta y peligrosa. Una verguenza, vamos.

Y yo quiero romper una lanza a favor del ateismo, porque de verdad, hay cosas que soy incapaz de entender de la religión, y sobretodo de la católica, que para eso es la dominante entre nosotros. No entiendo cómo la gente sigue rigiendo su vida por las cosas que dicen en un libro que lo escribió gente que vivió en la Edad de Bronce. No entiendo por qué la jerarquía católica se empeña en explicar como tiene que ser la mujer, la familia, los hombres, los niños, la educación, etc cuando son un conjunto de misóginos machistas homófobos, una tribu cerrada de hombres, donde no admiten mujeres y no han podido formar una familia. No entiendo que me digan como debo vivir mi sexualidad cuando se supone que ellos tienen que ser célibes. No entiendo como una institución de caracter piramidal, sin ningún atisbo democrático, es permitida en un Estado democrático. No entiendo que se le asignen 6000 millones de euros todos los años de nuestros impuestos y luego nos rasguemos las vestiduras por las subvenciones a los sindicatos. Y no entiendo como tienen la desfachatez de ir promulgando las raices judeo-cristianas de Europa; enorme mentira, ya que nuestras verdaderas raíces son grecorromanas. Si por ellos fuera, no hubieran existido Gutemberg, Galileo, Da Vinci y Copérnico.

La Iglesia Católica ha durado 2000 años no porque tuviera un conocimiento divino, sino porque ha ido adaptándose y modificando sus creencias en base a la realidad que le rodeaba. Pero hoy, en la era de la información, cada vez se están quedando más en fuera de juego. No creo que llegue, pero espero el día que en vez de Semana Santa digamos Vacaciones de Primavera.

martes, 19 de abril de 2011

Cuotas de pantalla

Todos mas o menos estamos acostumbrados a que los partidos políticos se estén constantemente lanzándose los trastos a la cabeza con grandes debates basados en el "y tu más" y el "pues anda que tú" como argumentos principales. Parece que son enemigos irreconciliables. Pero resulta que hay determinados temas que no tienen ningún reparo en acordar, y si es bajo cuerda, mucho mejor, no vaya a ser que se entere la ciudadanía. Tan sólo si alguien levanta la liebre, y se hace vox populi, cambian la opinión según sople el viento, léase Ley Sinde, léase eurodiputados en preferente.

Pero ahora que falta menos de un mes para el inicio de la campaña electoral, se ha promulgado una reforma de la ley que determina que la información que aparece en telediarios, debates, etc, se basará en criterios extrictamente proporcionales respecto a cargos electos y número de votos, de tal modo, que los partidos mayoritarios, dispondrán de más tiempo que cualquiera. Va a dar igual la relevancia de la noticia, no puede superar el tiempo que tiene estimado en pantalla. Pero lo peor de todo no es el hecho de que se promulgue esta ley, si no que los medios de comunicación lo aceptan de buen grado. No se ha visto ni una sola información al respecto, ni una queja. Tal vez temerosos de perder su cuota de influencia o la cercanía al partido del que se han hecho portavoces. Una vergüenza, vamos.

El control de la información por parte de los partidos y el mantenimiento de sus prevendas por parte de los grandes medios de comunicación es el objetivo último de esta ley. Y es absolutamente imposible pensar en una verdadera democracia si no tenemos acceso a un periodismo libre, comprometido y, sobretodo, con capacidad de denuncia. Es por esto que poco a poco la gente se vaya acercando a todo tipo de medios alternativos de informarse, buscando estos condicionantes, como puede ser Twitter. Y de aquí su triunfo. Si no cambia, los grandes medios tienen los días contados.

Publicado en el Oriente Express el 19 de Abril de 20101

jueves, 14 de abril de 2011

República: ¿Estamos preparados?

Antes de nada: Sí, soy republicano. Creo que la república es la mejor forma en la que se puede expresar un estado democrático. Las Monarquías no dejan de ser rescoldos de anteriores formas de estado que todavía no se han superado, aunque se hayan disfrazado en formas parlamentarias. Es lo que tienen las instituciones más poderosas y antiguas, que cuesta horrores superarlas, fundamentalmente por la pátina de tradición y estabilidad que se les presupone.

Y hoy se conmemoran los 80 años del establecimiento de la II República. Y sinceramente creo que en este país, que a veces es de auténtica pandereta, adolecemos de la comprensión de lo que significa una forma de Estado. Tenemos ya asociado en nuestro imaginario político que ser republicano equivale automáticamente a ser de izquierdas, y cuanto más republicano, más radical se es. Y al contrario pasa exactamente lo mismo. Se necesita superar esta visión si se quiere instaurar una república auténtica. Tan sólo hay que mirar otros países, y el caso más claro es Francia, nadie se imagina a Sarkozy solicitando la vuelta de los Borbones, y nadie duda que es conservador.

Vamos a hacer un poco de política ficción. Supongamos, en primer lugar,  que España es una república, con la misma Constitución que la  actual adaptada a una república. Tenemos un Parlamento bicameral, un Gobierno con un Primer Ministro, y un Jefe de Estado elegido democráticamente en vez de un monarca, que tengan exactamente las mismas funciones, una situación en absoluto diferente de otras repúblicas como la francesa, alemana o portuguesa, donde el Primer Ministro es el jefe de gobierno, y el Presidente de la república es la más alta institución del Estado y representante de la misma, pero sin apenas atribuciones.

En segundo lugar, vamos a ver un artículo de la Constitución del 78, el 62.d, que reza así: Promover el candidato a presidente del Gobierno, y en su caso, nombrarlo, así como poner fin a sus funciones en los términos previstos por la Constitución. Es brutal. Si se analiza, en ningún momento se dice que el Jefe del Estado tenga que promover a candidato a aquel que haya ganado las elecciones, si no que si quiere, en un ataque de humor o bajo los efectos de algún estupefaciente, puede promover a candidato a jefe del gobierno a cualquiera, incluido yo. Y el Parlamento tendría que votarlo.

Traslademos estas ideas a la situación actual. Un Jefe del Estado obligado a promover a candidato a Primer Ministro a uno del partido contrario. Sólo de pensar en ciertos editoriales se me pone la piel de gallina. O por ejemplo, un Jefe de Estado que tenga que llevar a cabo la política exterior de un Ministro del partido contrario. Y así podemos imaginar situaciones hasta aburrirnos. Las presiones ejercidas serían del todo inaguantables. Las acusaciones de estar vendido al partido en vez del país, constantes.

¿Estamos preparados para una republica? La respuesta es clara. No. Para nada estamos preparados. Es necesario un cambio de pensamiento tan extremo por parte de tantísimas personas que actualmente lo veo prácticamente imposible. Una república no se puede adscribir a una ideología, porque una república es una forma de estado. Y si no es neutral, no puede funcionar. Y sólo veo una forma de que se pueda llevar a cabo, y es algo de lo que adolecemos en la actualidad, una derecha republicana, ya sea porque nace de manera espontánea, o porque la monarquía actual se equivoque de tal modo que pierda todos los apoyos que tiene actualmente. Hasta entonces, habrá que esperar.

Un saludo.

martes, 12 de abril de 2011

La materia de la que están hechos los sueños

A las 9:07 del 12 de Abril de 1961 Yuri Gagarin despegaba hacia el mayor desafío que jamás se había enfrentado el ser humano: El primer viaje al espacio. El sueño de la consquista de las estrellas comenzaba. El trabajo de miles de personas, su esfuerzo y dedicación representados en la figura de Gagarin.

Hay determinados acontecimientos que tienen la capacidad de asombrar y unir a todas las personas, acontecimientos que superan a los propios protagonistas y que les convierten en inmortales, en mitos. Son aquellos acontecimientos que hacen que se nos eleve la imaginación y nos preguntemos cómo sería si lo hubiese realizado uno mismo. Alejandro Magno y su conquista del mundo, Marco Polo y sus viajes a Oriente, Colón y el descubrimiento de un nuevo continente, Admunsen y Scott y la llegada al Polo Sur. Yuri Gagarin. Neil Armstrong. Son personas que tuvieron algo en común: Convertir en realidad lo que en su momento no dejaba de ser un sueño, una utopía. Y todos sabemos que no hay mayor felicidad que ver cumplido un sueño.

El vuelo de Gagarin nos hizo comprender que viajar al espacio no estaba fuera de nuestro alcance, que era el primer paso a dar, porque una vez que se ha materializado un sueño, hay otros que cumplir, y si hemos cumplido tantos, ¿por qué no haremos lo mismo con los que le siguen? Tal vez no seamos nosotros mismos quienes los hagamos realidad, pero siempre habrá un grupo de personas que trabaje en ellos y lo consigan, y sabremos que sus éxitos también serán nuestros.

Poyéjali!

¿Carbón o nuclear?

Me quedé muy sorprendido con las declaraciones de Willy Meyer, eurodiputado de IU, que dijo en Langreo que había que apostar por el carbón como alternativa energética. Y es curioso, porque aquí vemos un claro ejemplo de la dualidad que pueden tomar los discursos de los partidos políticos en función de a quien se dirijan. En una zona como las cuencas, defensa del carbón, en otras partes, aliados con formaciones verdes. Y todo vino a colación con el debate nuclear.

El problema energético es evidente, y la apuesta por las energías renovables el camino a seguir, pero a día de hoy, es impensable eliminar la producción energética mediante centrales de ciclo combinado y las nucleares, y es debido a un problema que presentan las renovables: Su inestabilidad en la producción. Por ejemplo, los molinos utilzados en la eólica sólo funcionan en un rango determinado de viento, si es menor, no producen, si es mayor, se sobrecargan. Y el viento no es constante. Además, la red eléctrica sólo funciona si ésta mantiene una tensión constante y estable. Y son precisamente este tipo de centrales las que estabilizan la producción, ya que se puede aumentar o disminuir según las necesidades.

Entonces queda por determinar por cual se apuesta. Las basadas en carbón son de largo las más contaminantes y perjudiciales, y sus efectos son inmediatos en el medioambiente. Las nucleares son mucho más limpias, pero obviamente un accidente serio en una de ellas presenta unos efectos drásticos, y lo que es peor, perdurables en el tiempo. Pero es evidente que hay que elegir, y yo en este caso, creo que las nucleares son la mejor solución. Eso, o modificar drásticamente nuestra forma de vida y aceptar las limitaciones que actualmente tienen las energías renovables.


Publicado en el Oriente Express el 12/04/2011

miércoles, 6 de abril de 2011

El hombre que demandó a Dios.

Entre las noticias con las que nos hemos despertado hoy, nos hemos encontrado con la intención del reverendo Terry Jones, famoso por haber quemado 30 ejemplares del Corán, de enjuiciar a Mahoma, que ha provocado múltiples protestas en el mundo islámico. No es la primera vez que se intenta enjuiciar a una divinidad, ya en 1918, en el Moscú volchevique un Tribunal Popular enjuició a Dios por múltiples catástrofes,  donde se le encontró culpable y fue condenado. Sentencia que se cumplió fusilando una Biblia.

Pero sin duda, uno de los casos más impactantes fue el del senador de Nebraska Ernie Chambers, senador en el Estado de Nebraska entre 1971 y 2009 y es considerado uno de los principales activistas de los derechos civiles y defensor de los más desfavorecidos de su estado, que en Septiembre de 2007 presentó una demanda contra Dios.



Ernie Chambers. Fuente: N.Y. Times

Uno de los grandes caballos de batalla de Chambers fue el sistema judicial americano, que consideraba disparatado ya que se pueden presentar las demandas más peregrinas y frívolas. Y era un furibundo defensor de la laicidad, negándose a participar en el rezo matutino que habre las sesiones del Senado de Nebraska. Todo vino motivado la actuación del juez en un caso de violación en el que se impedía utilizar las palabras "violador" y "víctima" en el juicio. Y la mejor manera que encontró fue presentar esta demanda.

Chambers basó la demanda en que Dios es el responsable de "nefastas catástrofes" ocurridas por todo el mundo y de las que destaca "espantosas inundaciones, egregios terremotos, horrendos huracanes, terroríficos tornados, perniciosas plagas, feroces hambrunas, devastadoras sequías y guerras genocidas” y donde "el demandado no ha monstrado ni compasión ni remordimiento" y que a pesar de haber rezado para que se le manifestase, éste no se le apareció. 

En un principio, la demanda fue desechada por el juez encargado de tramitarla alegando que al no haber dirección física donde enviar la notificación, éste no podría estar correctamente informado. Chambers respondió de la manera más ingeniosa que pudo: "“la Corte admite la existencia de Dios; una consecuencia de esa admisión es el reconocimiento de que Dios es omnisciente; en la medida en que Lo sabe todo, es lógico asumir que Tiene noticia de esta demanda”.

Lo que en un principio se había iniciado como un método de protesta ante una situación injusta, empezaba a tener vida propia. Evidentemente, esta demanda tomó rapidamente publicidad, y aparecieron nuevos actores en escena, en este caso, un abogado de Corpus Christi se personó en el juzgado como representante legal del acusado, e incluso en el juzgado se recibieron dos cartas firmadas por Dios y con el arcángel San Miguel de testigo, donde se afirmaba la incompatibilidad de ese juzgado para llevar a cabo el trámite. Pero no fue así. y con el argumento de Chambers de que “Dios es omnipresente; por lo tanto, se encuentra en esta sala” continuaron las vistas.

El proceso se prolongó durante algunas semanas más, hasta que finalmente fue desestimado en Febrero de 2005. El razonamiento que presentó el juez fue el siguiente: “Un tribunal decide controversias reales y determina derechos realmente controvertidos, y no se aplica a asuntos abstractos o temas que pudieran desembocar en situaciones hipotéticas o ficticias”. Tremendo. Hay que leer un par de veces el dictámen para ver las posibles consecuencias. Básicamente reconoce que Dios puede ser abstracto o que sus actuaciones sean hipotéticas o ficticias.

Es una pena que este caso no haya ido más a fondo, ya que suscita muchas preguntas, a parte del hecho de que tiene su lado cómico. No estoy muy convencido de que movimientos ateos deban presentar este tipo de demandas, más que nada, porque si presentas una demanda contra alguien estás reconociendo implícitamente su existencia, o por lo menos afirmándola. Por otra parte, podría ser realmente interesante que la demanda fuese presentada, y por extensión, a aquellos que se arrogan su representatividad en la tierra. Sería realmente interesante ver un juicio donde cristianos, islámicos, judíos o animistas intentasen demostrarlo. Más que nada, porque posteriormente podríamos exigirles su cuota de culpa como responsables civiles subsidiarios. Buen pellizco nos llegaría.

El suelo electoral

Hay un concepto que se utiliza mucho al a hora de calcular las posibilidades electorales de los partidos políticos, y es el suelo electoral. Que viene a ser esa cantidad de votos que son fijos para un partido, esos fieles que votan a su partido sea como sea, y hayan hecho lo que hayan hecho. Se calcula que aproximadamente para los dos partidos mayoritarios sea de un 33% de los votos. Del mismo modo existe también el concepto de techo electoral, o la cantidad máxima de votos que puede alcanzar un partido si se dan las circunstancias ideales. Aquí el PSOE tiene ventaja sobre el PP. Este último se calcula que su techo sea el 45% y el del PSOE ronde el 50%. Es extremadamente raro que estos extremos se rompan, tan sólo ocurrió con la UCD en 1982, que lo llevó a su desaparición.

Las formaciones más pequeñas, y las formaciones nuevas tienen aquí un verdadero problema, porque al existir estos caladeros de votantes fijos para los grandes partidos, la capacidad de convencer a los indecisos, a los abstencionistas y a aquellos que meditan su voto es más limitada, ya que tienen que entrar en competencia con multitud de formaciones que persiguen el mismo objetivo, y de ahí la tremenda dificultad de que consigan capacidad de gobierno o de una mínima influencia.

Esto tiene una cara buena y otra mala. Por un lado, permite una estabilidad fundamental a la hora de gobernar, pero por el otro lado, crea un enquistamiento en el sistema de partidos que limitan la aparición de nuevas ideas y nuevos líderes. Y el único modo en que ocurra es o modificar el sistema de partidos, o que aquellos votantes fijos se dedicasen a analizar realmente la conveniencia de votar siempre a los mismos. Por el momento, creo que seguiremos igual.


publicado en el Oriente Express el 06/04/2011

Páginas vistas en total